​Quantum Break [RESEÑA]

Unos de los títulos más esperados para el Xbox One y la PC finalmente está disponible. ¡Y vaya que tiene mucho que ofrecerte!

Remedy Entertainment es una compañía donde aplica perfectamente ese dicho que dice: “De lo bueno, poco” y es que aun cuando el estudio tiene más de veinte años de existencia, realmente no se han enfocado a sacar títulos a diestra y siniestra como la mayoría lo hace, en cambio, optaron por crear pocos juegos, pero de calidad, como la saga de Max Payne y la de Alan Wake.

Quantum Break no es la excepción, es un trabajo con algunas ideas muy ambiciosas que si bien, difieren un tanto de lo que originalmente nos presentó el estudio hace un par de años, le dan un ritmo a esta aventura en el tiempo.


Rompiendo las reglas del tiempo

El concepto del juego siempre ha sido el mismo: poder controlar el tiempo a voluntad para poder salvar al mundo de la total destrucción. La idea central de Quantum Break se ha mantenido fiel durante todo el proceso de desarrollo sin embargo, fue necesario hacer algunos otros cambios a la narrativa y sistema de juego, por ejemplo, ahora en lugar de tener a personajes 100% originales el estudio optó por incluir actores de renombre como Shawn Ashmore (Iceman – Xmen), Dominic Monaghan (Meriadoc “Merry” Brandybuck – The Lord of the Rings) y Aidan Gillen (Petyr “Littlefinger” Baelish – Game of Thrones) para interpretar el papel de los protagonistas de esta historia.

El sistema de combate también cambió y es que si bien, en la versión final puedes hacer uso de poderes relacionados con el tiempo y su manipulación, no tienen el mismo nivel de acción que nos presentaron en un principio y vaya, no es que sea malo, pero definitivamente se nota que le tuvieron que bajar un poquito a lo que habían imaginado en un comienzo.


Trama lineal con ramificaciones diferentes

La trama es bastante lineal y a veces pareciera un poco predecible, sin embargo, hay pequeños detalles que pueden alterar la línea de tiempo para que vivas experiencias diferentes. Por ejemplo, puedes decidir matar a alguien y con ello, poner a todos en tu contra o bien, puedes perdonarle la vida y así hacerle la vida más complicada al protagonista.

Algo muy interesante es que el juego no sólo te permite ver la historia desde los ojos de su protagonista, sino que también desde la perspectiva de su antagonista, personaje con el que podrás tomar decisiones importantes que afecten el desarrollo de la trama.

Seguro algunos de ustedes ya saben, pero Quatum Break incorpora un elemento bastante llamativo que es una mini serie live action que expande el universo de Quantum Break más allá de la experiencia interactiva.

Esta miniserie explora la situación del resto de los personajes están viviendo al mismo tiempo que el protagonista, ampliando tu entendimiento sobre los sucesos que se están desarrollando y al mismo tiempo, dejándote algunos giros inesperados a la trama.

Cabe mencionar que estos episodios también se ven afectados por las decisiones que tomas así que para ver todas las posibles escenas, es necesario volver a jugar el juego y recordar que fue lo que decidiste por primera vez para no repetirlo.


Detente un momento por favor

Al principio puede parecer que el juego es muy simple pues tu control sobre el tiempo es limitado, pero conforme avanzas, automáticamente se vas desbloqueando nuevas habilidades que no solo te permiten detener el tiempo alrededor de los enemigos, sino que también te permiten bloquear ataques, esquivarlos y hasta moverte a mientras el tiempo alrededor tuyo se detiene casi por completo.

Algo que hay que destacar es que no solo se van desbloqueando nuevos poderes, además estos pueden mejorarse con la energía Chronon que vas encontrando en tu camino. Si bien esto no sustituye a un sistema de mejoras tipo RPG, al menos sientes que tu esfuerzo por explorar los niveles se ve recompensado.

Desafortunadamente, aunque muchas de las ideas para los poderes son buenas, el sistema de combate a veces resulta demasiado simple como para darle sazón a las escenas de combate, dicho de otra forma, aún con los poderes tan buenos que puedas llegar a tener, muchas veces basta con que te escondas y dispares cuidadosamente para eliminar a los enemigos.

Esto es una verdadera pena ya que por un momento llegamos a creer que finalmente el concepto de manipulación del tiempo tendría un sistema de juego lleno de acción que pudiera aprovechar al máximo la capacidad de la consola, pero en su lugar nos dan motor de combate que, si bien resulta simple de entender y usar, desaprovecha un tanto el potencial que tenía.


Visualmente, lo mejor que hay en el Xbox

Si hay algo que nos sorprendió desde el primer momento que vimos la versión final del juego fue la calidad de sus gráficos; pero más allá de los efectos especiales, lo que realmente impresiona es el parecido de los modelos tridimensionales del juego con los actores de la vida real, en verdad que la semblanza es asombrosa y como nunca la habíamos visto.

Quantum Break es uno de esos que te atrapa por la trama y hace que te quedes por la intriga y acción, sí, es cierto que no es el mismo título que nos prometieron allá en 2013, pero algunas de sus ideas son bastante refrescantes y marcan nuevas tendencias para que juegos similares haga un trabajo similar o mejor.

Otro punto que es importante mencionar es que no es un título para cualquiera y no lo decimos por ser elitistas, pero Quantum Break se juega por la trama y no por la acción, así que, si no estás dispuesto a escuchar horas y horas de dialogo además de tener que leer bastantes datos adicionales, mejor ni le busques, es seguro que te va a aburrir, pero si por el contrario, disfrutas estas experiencias cinematográficas llenas de detalles en la historia, entonces no te lo puedes perder.

Calificación:

8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas